Ir al contenido principal

Premios y premios...



   Hace unas semanas dedicaba un post en otro blog a la locura de ser bloguera, como nos metemos en este mundo y somos incapaces de parar y parar.Sobre todo para los que nos metemos por nuestro amor a la escritura. Entre otras muchas cosas el post hablaba de premios pero por aquello de para muestra un botón les dejo el link para que lo lean, je je je... cómo ser blogger y no morir en el intento. Si se quedan con más ganas de lectura tienen la segunda parte en cómo ser blogger y no morir en el intento II .


   A los premios es fácil acostumbrarse, como a los halagos...¿a quién no le gusta recibirlos? Cuando recogí mi primer premio por este blog comenté la ilusión que me hacía, muchos he recogido por Cuando olía a Vainilla pero este blog comienza a ser conocido y espero que disfruten con él, tanto como yo disfruto escribiendo historias, creando personajes y dejándolos vivir porque en algún momento cobran vida propia y yo sólo tecleo lo que ellos viven.

  Como decía si ilusión me hizo recoger el primero. Una inmesa alegría recorrió mi cuerpo cuando descubrí que Luna Martín de Los Relatos de Luna Martin me otorgaba no uno, sino¡¡dos premios!! Y desde aquí le doy mis más sinceras gracias por ello, cumpliendo con el primer requisito para colgar este premio en mi blog.

  La segunda condición es contar cinco cosas que me gusten de mí. Bueno, a ver ¿qué contamos? No es fácil hablar de uno mismo, je je je....uhmmm....:
  • Siempre veo el lado bueno de las cosas, el vaso siempre medio lleno, aunque en las últimas semanas ande "choff", je je je...
  • No me rindo, siempre lucho por lo que quiero. "los sueños sueños son" nos decía Calderón pero nosotros estamos aquí para hacerlos realidad...
  • Sinceridad.
  • Diplomacia.
  • Infinita paciencia.

   La tercera condición, toca ahora contar cinco cosas que no me gusten de mí . ¡Pero si soy perfecta! ja ja ja ja...nadie lo es, je je je, ¿quién quiere se nadie? A ver, las cinco cositas son:

  • No saber olvidar. No me enfado con facilidad pero cuando has colmado el vaso ya no hay marcha atrás. Entras en la lista marrón y ya no sales.
  • Aún me da vergüenza enseñar lo que escribo. ¿Curioso no?
  • Tener que tener todo bajo control, a veces es bueno, otras no.
  • Si el día que conozco a alguien no me gusta, je je je, no me gustará jamás. Lo tengo comprobado, je je je, ya no le doy segundas oportunidades a esa persona, puedo ser diplomática si es necesario pero nunca tendra mi confianza. Y mucho menos mi amistad.
  • No saber decir que NO.

     Otorgarlo a otros blogs es la cuarta condición. Y mis elegidos son:  

 Un abrazo
Elva Marmed
 






   

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él las seguidoras de la historia en Wattpad encontrarán grandes diferencias. 
¡Ah! Si quieres leer la historia al ritmo de la música, que en ella aparece te invito a escuchar laplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...
Capítulo 1: ¿No me crees?
Agosto 2016
<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la diferente esfera de su reloj; regalo de su mejor a…

Saga Amigas y Treintañeras: Cuarto Libro.

Capítulo 1: El post-it.

Verano 2015¿Por qué cojones no contestas al teléfono, Patty? No tenía que haberle hecho caso, tenía que haber ido con ella al especialista, reflexionaba Aday volviendo a marcar el número de su novia sin obtener ningún resultado. Esto no es normal, hace más de una hora que debe haber salido de consulta, ¿qué coño ha pasado para no contestar a mis llamadas? Las paredes de la casa se le venían encima a Aday, comenzaba a desesperarse por la falta de noticias de Patty.  No quería ponerse tremendista, hacía más de una hora que intentaba hablar con ella, saber cuál había sido el diagnóstico; pero Patty no contestaba a sus llamadas y mensajes. ¿Y si se mareó yendo en el coche y le ha pasado algo?, se preguntaba recordando que aquella misma mañana se le había encontrado vomitando junto a la taza del váter. ―¡Mierda, Aday, tenías que haber ido con ella! ¿Por qué demonios será tan cabezota? ―reflexionó en alto volviéndola a llamar sin resultado. ―¿Sabrá algo  Silvia?

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama. ―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello. ―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido. ―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas. ―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución. ―¿Cuál? ―No lo sé pero algo se nos ocurrirá. ―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso. ―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro. ―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre …