Ir al contenido principal

Premios y premios...



   Hace unas semanas dedicaba un post en otro blog a la locura de ser bloguera, como nos metemos en este mundo y somos incapaces de parar y parar.Sobre todo para los que nos metemos por nuestro amor a la escritura. Entre otras muchas cosas el post hablaba de premios pero por aquello de para muestra un botón les dejo el link para que lo lean, je je je... cómo ser blogger y no morir en el intento. Si se quedan con más ganas de lectura tienen la segunda parte en cómo ser blogger y no morir en el intento II .


   A los premios es fácil acostumbrarse, como a los halagos...¿a quién no le gusta recibirlos? Cuando recogí mi primer premio por este blog comenté la ilusión que me hacía, muchos he recogido por Cuando olía a Vainilla pero este blog comienza a ser conocido y espero que disfruten con él, tanto como yo disfruto escribiendo historias, creando personajes y dejándolos vivir porque en algún momento cobran vida propia y yo sólo tecleo lo que ellos viven.

  Como decía si ilusión me hizo recoger el primero. Una inmesa alegría recorrió mi cuerpo cuando descubrí que Luna Martín de Los Relatos de Luna Martin me otorgaba no uno, sino¡¡dos premios!! Y desde aquí le doy mis más sinceras gracias por ello, cumpliendo con el primer requisito para colgar este premio en mi blog.

  La segunda condición es contar cinco cosas que me gusten de mí. Bueno, a ver ¿qué contamos? No es fácil hablar de uno mismo, je je je....uhmmm....:
  • Siempre veo el lado bueno de las cosas, el vaso siempre medio lleno, aunque en las últimas semanas ande "choff", je je je...
  • No me rindo, siempre lucho por lo que quiero. "los sueños sueños son" nos decía Calderón pero nosotros estamos aquí para hacerlos realidad...
  • Sinceridad.
  • Diplomacia.
  • Infinita paciencia.

   La tercera condición, toca ahora contar cinco cosas que no me gusten de mí . ¡Pero si soy perfecta! ja ja ja ja...nadie lo es, je je je, ¿quién quiere se nadie? A ver, las cinco cositas son:

  • No saber olvidar. No me enfado con facilidad pero cuando has colmado el vaso ya no hay marcha atrás. Entras en la lista marrón y ya no sales.
  • Aún me da vergüenza enseñar lo que escribo. ¿Curioso no?
  • Tener que tener todo bajo control, a veces es bueno, otras no.
  • Si el día que conozco a alguien no me gusta, je je je, no me gustará jamás. Lo tengo comprobado, je je je, ya no le doy segundas oportunidades a esa persona, puedo ser diplomática si es necesario pero nunca tendra mi confianza. Y mucho menos mi amistad.
  • No saber decir que NO.

     Otorgarlo a otros blogs es la cuarta condición. Y mis elegidos son:  

 Un abrazo
Elva Marmed
 






   

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

¿No me crees? está teniendo una inmejorable aceptación en Amazon. Nada más salir a la venta colibrí comenzó su vuelo en el top 100 de ventas. ¿No conoces a Colibrí y su historia? Te invito a leer el primer capítulo de su largo vuelo y, nada mejor que hacerlo al ritmo de su propiaplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...

¡¡¡Feliz lectura!!!!
Capítulo 1: ¿No me crees?Agosto 2016


<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, ¿qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la curiosa esfera de su reloj; regalo de su mejor amigo, que decía que aquellos números cayendo como si no les importara la ho…

De Perros y sus dueños: Akima.

Los tacones de Jelly repiqueteaban esperando el ascensor. Nada, parecía estar eternamente ocupado o, peor aún, estar roto. Volvió a mirar la hora en el móvil, no había duda tenía el tiempo justo de subir corriendo las escaleras, cambiarse de zapatos y bajar con Akima para ir a buscar a Fernando.
      Uff, siempre corriendo Jelly, parece ser tu sino desde que aterrizaste en Madrid, pensaba mientras corría por las escaleras. Puaff, pues si ahora se hace cuesta arriba, luego subiré con Fer y Akima. ¿Quién necesita gimnasio? Yo no, desde luego.
―Hola, guapa, igual estabas esperando el ascensor y nosotras lo teníamos aquí ocupado mientras le dábamos a la lengua. ―con una hipócrita sonrisa comentó la vecina del tercero. ―Nada, me habéis ahorrado el tiempo del gimnasio. ―sonriente contestó Jelly haciendo un esfuerzo para no fulminarlas con la mirada.
    Dos pisos más y estaba en la que era su casa por el momento, el piso de Gonzalo comenzaba a hacérseles pequeño. El despacho había sido r…

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitual por mi regreso a las aulas pero no he de dejado de teclear.
        Bien, entre otras cosas he estado reescribiendo una historia, que meses atrás fue seguida por un increíble número de lectores en wattpad y, ahora está apunto de salir publicada tras haber pasado por chapa y pintura 
¿No me crees? es el título de la historia. ¿Fuiste una de las fieles lectoras? ¿La recuerdas? Refresquemos la memoria...