Ir al contenido principal

Reseña: Los Amores de Lady Paula de Mariela Saravia.

Los amores de Lady Paula

“Era esclava del pasado mortuorio, del presente no nacido y del futuro incierto.” Esa es la descripción de Paula, una chiquilla de 18 años, que no conoce el amor. Y no hablo del amor romántico sino del amor más grande, que se pueda sentir, el amor de un padre y una madre. Paula nació entre vómitos, mugre, alcohol y cenizas. No conoce el aire limpio, su vida transcurre entre las brumas de los cigarrillos fumados por su padre, por llamarlo padre. No, mejor no calificarlo como tal. Un padre te da la vida, el suyo se la robó a picotazos. El suyo le robó la infancia y la encaminó a un mundo que nadie merece vivir.

Huyendo de su pasado reciente, de su casa, de ese ser despreciable que la trataba como a una esclava más que como a una hija, Paula comienza su aventura circense. ¿Quién le iba a decir que enrolándose en aquella estrambótica caravana de payasos, mujeres barbudas, magos y trapecistas iba a encontrar a su primer amor? ¿Quién le iba a decir que el “payaso melancólico” la iba a introducir en el arte de amar?

Rodrigo. Rodrigo es el nombre que nunca olvidará. Será por siempre su primer amor. Un amor fresco, joven, dulce, inolvidable…Un amor que se ve truncado porque su vida vuelve a verse envuelta por las luces y las sombras de la angustia, del dolor, del desespero haciéndola huir de la familia circense y sobre todo de Rodrigo.

Argentina la acoge en medio de sus revueltas. Conoce la amistad y cree haber ganado el paraíso, sin embargo, su paraíso no es más que un purgatorio que termina en el mismo infierno. Infierno gobernado por Waldo, quien la hace desear su propia muerte hasta que un ángel motorizado la hace volver a creer en su redención.

Edward, personaje que te sorprenderá, la redime de sus pensamientos mortuorios pero no la convence para huir con él de su esclavo y señor. Sin embargo, algo dentro de Paula ha cambiado. No quiere seguir allí y antes de que el gong del reloj indique el fin de su libertad huye nuevamente.

Así, en su nueva huida conocerá al tercer hombre de su vida, Dante, quien le dará las alas para volar y alcanzar la vida que Lady Paula se merece.

Los Amores de Lady Paula te hará sentir infinidad de sensaciones. Repudiaras a algunos de sus personajes y amarás a otros. Sufrirás con Paula sus vivencias y casi  sentirás los olores y sensaciones percibidos por Paula ya que son descritos de manera magistral por la maravillosa e increíble voz de su autora, Mariela Saravia. La historia está bañada por la realidad social que le ha tocado vivir a Paula, la dulzura del amor verdadero, el dolor de la realidad y un finísimo erotismo que envuelve a los poéticos personajes que enmarcan Los Amores de Lady Paula.


Elva Marmed

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

¿No me crees? está teniendo una inmejorable aceptación en Amazon. Nada más salir a la venta colibrí comenzó su vuelo en el top 100 de ventas. ¿No conoces a Colibrí y su historia? Te invito a leer el primer capítulo de su largo vuelo y, nada mejor que hacerlo al ritmo de su propiaplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...

¡¡¡Feliz lectura!!!!
Capítulo 1: ¿No me crees?Agosto 2016


<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, ¿qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la curiosa esfera de su reloj; regalo de su mejor amigo, que decía que aquellos números cayendo como si no les importara la ho…

De Perros y sus dueños: Akima.

Los tacones de Jelly repiqueteaban esperando el ascensor. Nada, parecía estar eternamente ocupado o, peor aún, estar roto. Volvió a mirar la hora en el móvil, no había duda tenía el tiempo justo de subir corriendo las escaleras, cambiarse de zapatos y bajar con Akima para ir a buscar a Fernando.
      Uff, siempre corriendo Jelly, parece ser tu sino desde que aterrizaste en Madrid, pensaba mientras corría por las escaleras. Puaff, pues si ahora se hace cuesta arriba, luego subiré con Fer y Akima. ¿Quién necesita gimnasio? Yo no, desde luego.
―Hola, guapa, igual estabas esperando el ascensor y nosotras lo teníamos aquí ocupado mientras le dábamos a la lengua. ―con una hipócrita sonrisa comentó la vecina del tercero. ―Nada, me habéis ahorrado el tiempo del gimnasio. ―sonriente contestó Jelly haciendo un esfuerzo para no fulminarlas con la mirada.
    Dos pisos más y estaba en la que era su casa por el momento, el piso de Gonzalo comenzaba a hacérseles pequeño. El despacho había sido r…

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitual por mi regreso a las aulas pero no he de dejado de teclear.
        Bien, entre otras cosas he estado reescribiendo una historia, que meses atrás fue seguida por un increíble número de lectores en wattpad y, ahora está apunto de salir publicada tras haber pasado por chapa y pintura 
¿No me crees? es el título de la historia. ¿Fuiste una de las fieles lectoras? ¿La recuerdas? Refresquemos la memoria...