Ir al contenido principal

De perros y sus dueños...


  Y bien, aquí estoy otra vez. Sí, se suponía que estaba alejada del blog, escribiendo mi nueva novela pero mi cerebro parece ir más rápido que mis dedos y una idea me vino a la mente. Además, ¿acaso pensaban que me iba a ir del todo? No, eso era imposible, lo saben ustedes y, sobre todo lo sé yo, je je je...

    Lo cierto es que paseando a mi Gabo II, mi queridísimo y adorado hijo canino, me vino una idea a la mente. Sí, pensé: "Elva, escribe un relato con un perro por medio". A ver este no iba a ser el primer relato mío en el que apareciera un perro porque en el pasado San Valentín un relato mío formó parte de una colección de relatos románticos y/o eróticos de la editorial nED, pero sería un relato en el que un perro formara parte de la acción.

   Y es que para los que no tengan perro puedo decirles que un perro es un elemento de ligoteo, ja ja ja. Sí, sí, a mí nunca se me había pasado por la mente hasta que hace nueve años mi Gabo Ursus llegó a mi vida. Sí, sales con un bebé y las madres, mujeres en general, se te acercan a hacerle carantoñas al bebé, sales con un perro y un nutrido número de personas se te acerca. Sales con un pastor alemán campeón de belleza, ja ja ja, y el mundo se pone a tus pies, ja ja ja. Sí, sí... ¡haberlo sabido antes! Ja ja ja ja...

   Bien, en honor a mis dos Gabos, el que se fue pero permanece a mi lado, y el que está tumbado ahora mismo bajo la mesa, ejem... exactamente sobre mis pies, se me ocurrió que un relato no mejor una serie de relatos.

   Relatos en los que el hilo conductor será el fiel amigo del hombre y, por supuesto, el amor o el desamor... Comenzaremos con Titán, pero eso será mañana.

Saludos

Elva Marmed

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él las seguidoras de la historia en Wattpad encontrarán grandes diferencias. 
¡Ah! Si quieres leer la historia al ritmo de la música, que en ella aparece te invito a escuchar laplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...
Capítulo 1: ¿No me crees?
Agosto 2016
<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la diferente esfera de su reloj; regalo de su mejor a…

Saga Amigas y Treintañeras: Cuarto Libro.

Capítulo 1: El post-it.

Verano 2015¿Por qué cojones no contestas al teléfono, Patty? No tenía que haberle hecho caso, tenía que haber ido con ella al especialista, reflexionaba Aday volviendo a marcar el número de su novia sin obtener ningún resultado. Esto no es normal, hace más de una hora que debe haber salido de consulta, ¿qué coño ha pasado para no contestar a mis llamadas? Las paredes de la casa se le venían encima a Aday, comenzaba a desesperarse por la falta de noticias de Patty.  No quería ponerse tremendista, hacía más de una hora que intentaba hablar con ella, saber cuál había sido el diagnóstico; pero Patty no contestaba a sus llamadas y mensajes. ¿Y si se mareó yendo en el coche y le ha pasado algo?, se preguntaba recordando que aquella misma mañana se le había encontrado vomitando junto a la taza del váter. ―¡Mierda, Aday, tenías que haber ido con ella! ¿Por qué demonios será tan cabezota? ―reflexionó en alto volviéndola a llamar sin resultado. ―¿Sabrá algo  Silvia?

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama. ―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello. ―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido. ―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas. ―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución. ―¿Cuál? ―No lo sé pero algo se nos ocurrirá. ―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso. ―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro. ―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre …