Ir al contenido principal

¿De Verdad SomosTres? : Tercer libro de la Trilogía "Tres No Son Multitud"



¿De Verdad Somos Tres?     

Tercer y último libro de la exitosa trilogía Tres No Son Multitud, en el conoceremos el desenlace de la historia de Diego,el pirata, y sus padres (Ale y Mandy).  Por cierto, la servilleta te da una pista de donde comienza la acción...

Hoy dejamos un breve fragmento del primer capítulo...




(...)



―Buenos días―murmuró con la voz de recién despertado acariciándole la cara.
―Buenos días.―contestó con una sonrisa.
―¿Puedo saber en qué pensabas?
―Ale, Ale, siempre serás un cotilla.
―A estas alturas no voy a cambiar.
―No, no quiero que lo hagas, me gustas tal y como eres. ―confesó Amanda besándolo.
―Uhm, Mandy, Mandy, te recuerdo que estamos en Roma y no hemos venido hasta aquí para quedarnos en la habitación del hotel, ¿o sí? ―bromeó mientras la agarraba de las dos manos poniéndose sobre de ella y dejándola sin libertad de movimiento. ― No me importaría―le susurró al oído―, eso de ser padre está muy bien, pero ¿no es posible tener intimidad? Ahora entiendo por qué mis padres solo me tuvieron a mí, seguro que no les dejaba ni un minuto a solas. Y que conste que no cambiaría al piratilla por nada en el mundo.

Las risas de Amanda invadieron la habitación contagiando a Alejandro con ellas.

―Hablo en serio. Bueno, igual es que nuestro pirata tiene algún tipo de radar para llegar en los momentos más inoportunos.
―¡No seas exagerado! ―rio Amanda.
―¿Exagerado? ¡Si no nos deja ni un minuto solos! ― exclamó entre risas. ― ¿Sabes lo bueno?
―¿Qué? ―preguntó divertida Amanda.
―Que sé que en estos años no te ha dejado serme infiel. ―comentó divertido antes de besarla.
―Don Alejandro le recuerdo que no podía serle infiel porque no estábamos juntos.
―Minucias―dijo volviéndola a besar. ―, ¿sabes qué día es hoy? ―preguntó mordisqueándole el lóbulo de la oreja.
―Sí, perfectamente, ¿la coincidencia ha sido cosa tuya?
―No, no me di cuenta hasta ayer, la pena es que hoy no sabes a chocolate.
―¿Eso es un problema?
―Para nada, además, siempre me queda tus labios de fresa.
―Ahora mismo no te van a saber a fresa― aclaró Amanda cuando Alejandro abandonó sus labios bajando por su cuello.
―Mandy, Mandy, ¿crees que me importa mucho eso ahora? Además, siempre podríamos tirar de la Nocilla. ―Alejandro soltó una sonora carcajada.
―En Italia casi mejor Nutella―contestó ruborizándose por el comentario.
―No me puedo creer que la señorita Amanda González siga ruborizándose a estas alturas del partido.
―Ya ves. Hay cosas que no cambian. ―comentó estremeciéndose bajo sus caricias.

Las palabras desaparecieron por un buen rato, solo nombres susurrados se entremezclaban con las respiraciones entrecortadas de ambos mientras sus cuerpos se buscaban y fundían entre un revoltillo de sábanas que terminaron por huir a los pies de la impresionante cama kingsize.

(...)



Si quieres estar al día de fragmentos, anécdotas, detalles, cotilleos sobre esta historia pásate por su fanpage de facebook, en ella iré dejando noticias sobre la historia, lo que voy escribiendo, fotos sob

re lugares que te darán pistas... Y si acabas de conocer la historia y no has leído los dos libros anteriores en el siguiente enlace de este mismo blog encontrarás sinopsis, booktrailers y donde conseguir los libros. (pincha aquí)

¡FELIZ LECTURA!

Elva Marmed

Comentarios

  1. Me encanta , empieza fuerte , me queda la duda si van a ver algo de Italia .?el piratilla y su radar me gusta

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Señorita Rosi, yo que tengo cuña, ja ja ja, le digo que algo verán, ja ja ja. Tienen una deuda por esos lares que cumplir...
    Muaaaaaackis

    ResponderEliminar
  3. Rosa María Sáez Cortés16 de octubre de 2014, 16:47

    Esto promete! Y es que esta familia se siente muy cercana, tan naturales. Merecen que las cosas les salgan bien. Animo y feliz escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa María: me alegra saber que te haya gustado este pedacito.
      Saludos

      Eliminar
  4. Que días vas a publicar esta historia que me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Francisca, ¿De verdad somos tres? No es blog novela, el libro saldrá a final de año.
      Saludos

      Eliminar
  5. He leído los dos anteriores y estoy deseando leer este también. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Que ganas tengo de poder hacerme con estos libros, me llaman tanto...
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Hay Dios Elva nos quieres matar jejejeje me encantó el avance soy una fanatica de estos enamorados y del piratilla bueno eso ya lo sabes ;) saludos y éxito se que sera genial , animo a esa escritura que ya la quiero leer completita besos y cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je je je, no era mi intención matar a alguien, ja ja ja ja. La historia avanza a buen ritmo, espero poder cumplir el plazo que me he impuesto.
      Un muaaaaaaaaaaaaaaackis bien fuerte

      Eliminar

Publicar un comentario

Me encanta leer tus comentarios y así poder mejorar...

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él las seguidoras de la historia en Wattpad encontrarán grandes diferencias. 
¡Ah! Si quieres leer la historia al ritmo de la música, que en ella aparece te invito a escuchar laplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...
Capítulo 1: ¿No me crees?
Agosto 2016
<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la diferente esfera de su reloj; regalo de su mejor a…

Saga Amigas y Treintañeras: Cuarto Libro.

Capítulo 1: El post-it.

Verano 2015¿Por qué cojones no contestas al teléfono, Patty? No tenía que haberle hecho caso, tenía que haber ido con ella al especialista, reflexionaba Aday volviendo a marcar el número de su novia sin obtener ningún resultado. Esto no es normal, hace más de una hora que debe haber salido de consulta, ¿qué coño ha pasado para no contestar a mis llamadas? Las paredes de la casa se le venían encima a Aday, comenzaba a desesperarse por la falta de noticias de Patty.  No quería ponerse tremendista, hacía más de una hora que intentaba hablar con ella, saber cuál había sido el diagnóstico; pero Patty no contestaba a sus llamadas y mensajes. ¿Y si se mareó yendo en el coche y le ha pasado algo?, se preguntaba recordando que aquella misma mañana se le había encontrado vomitando junto a la taza del váter. ―¡Mierda, Aday, tenías que haber ido con ella! ¿Por qué demonios será tan cabezota? ―reflexionó en alto volviéndola a llamar sin resultado. ―¿Sabrá algo  Silvia?

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama. ―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello. ―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido. ―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas. ―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución. ―¿Cuál? ―No lo sé pero algo se nos ocurrirá. ―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso. ―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro. ―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre …