Ir al contenido principal

¿De verdad somos tres? : tercer libro trilogía Tres no son multitud.

(...)

―Ahora que estamos solos te confesaré que esto de tenerte esta noche para mí solo me encanta. ―confesó Alejandro una vez subidos los cuatro pisos hasta su casa.
―Uhm, ¿y eso?
―No sé, no sé―dijo abriendo la puerta al tiempo que le robaba un beso a Amanda. ―, por cierto, señorita me ha de contar algo.
―Sí, cierto, la verdad es que ya no me acordaba. ―comentó dejándose caer sobre el sofá exhausta tras la subida de los cuatro pisos.
―Je je je, alguien no está acostumbrada a subir escaleras. Si me hubieses dejado subir tu maleta.
―Es mi maleta.
―Muy bien, muy bien, señorita independiente. ―se burló sentándose a su lado― . ¿Qué es eso que has de contarme?
―Mira que eres cotilla―contestó antes de devolverle el beso―, Ale, si empiezas con este jueguecito de beso va beso viene no voy a poder contarte nada.
―Valeeee, habla ahora o calla para siempre o hasta mañana…
―Ricardo se va a Buenos Aires, a llevar allí la revista.
―Vaya, no sabía nada. No han dicho nada por aquí.
―Yo me he enterado hoy, pero eso no es lo importante.

Amanda se sentó girándose hacia Alejandro para tenerlo frente a frente.

―Me han ofrecido su puesto.
―Uauh, enhorabuena. ¡Mi chica directora! Eh, espera eso quiere decir que ya no formaremos equipo.
―No, eso significa que te ofrecen a ti mi puesto si lo quieres.
―¿Hablas en serio?
―Sí.
―¿Y por qué no estás contenta? Mandy, ¿sabes qué significa eso? ¡Podríamos estar juntos!
―¿Te irías a Valencia?
―Mandy, ¿acaso lo dudas?
―No, no lo dudo, pero ¿crees que es buena idea pasar tanto tiempo juntos? Ale, sería tu jefa.
―¿Y cuál es el problema? No se me ocurre jefa mejor, claro que me costará no entrar en tu despacho y no meterte mano.
―Ale, ¿crees que no acabaría con nosotros pasar tantas horas juntos?
―¿Por qué? ¿No pasábamos todo el día juntos en la universidad?
―No éramos pareja.
―Bueno, eso es lo que decíamos nosotros. ―Alejandro le guiñó un ojo. ―. ¿No te alegra que podamos estar juntos? ¿Qué podamos acostarnos y levantarnos juntos? ―preguntó mientras sus labios bajaban lentamente por su cuello. ―, que podamos dedicarnos a la caza y captura del mosquito cada día.
―Uhm…así es imposible decir que no…
―Es que soy irresistible―dijo bajándole la cremallera del vestido, la cual no ponía resistencia a sus raudos dedos. ―, dios, cuánto te he echado de menos estos días.
―Y yo a ti―susurró Amanda.
―A ti y a tus labios de fresa―comentó quitándole el vestido y dejándolo en el suelo mientras Amanda comenzaba a desabrocharle su camisa y un apresurado Alejandro se desprendía de sus pantalones.

Pronto una madeja de ropa irrumpió en medio del impoluto salón, poco les importaba a ellos, Amanda y Alejandro estaban concentrados en sus besos, caricias, en dar y recibir placer...

Elva Marmed


Comentarios

  1. Hay Elva que ansiedad me da leer estos adelantos vas genial besos y cariños como siempre te envío mi energía para que escribas estas maravillas de historias ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si yo sé que crea ansiedad no publico adelantos! Muchas gracias por esas energías y tus palabras. Voy a ponerme a teclear enseguida!!!
      Muaaaaaaaaaaaaackis

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola, Josefa, ya falta menos para su publicaciòn.
      Muaaaaackis

      Eliminar
  3. Aqui tienes una fan desde mexico esperando la tercera parteeeeee!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bárbara
      Un placer saludarte, ando terminándola, cada vez falta menos.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Cuando sale el tercer libro??me encantaron los otros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, disculpa no haberte contestado. No había visto tu comentario. La tercera novela: ¿De verdad somos tres? Ya está publicada en Amazon.
      Muaackis

      Eliminar
  5. Elva no te imaginas como estoy esperando el tercero! Gracias por tan maravillosos libros :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Johana, me alegro saber que te hayan gustado. El tercer libro està publicado desde diciembre, lo encontrarás en Amazon.
    Un muaaackis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta leer tus comentarios y así poder mejorar...

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

¿No me crees? está teniendo una inmejorable aceptación en Amazon. Nada más salir a la venta colibrí comenzó su vuelo en el top 100 de ventas. ¿No conoces a Colibrí y su historia? Te invito a leer el primer capítulo de su largo vuelo y, nada mejor que hacerlo al ritmo de su propiaplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...

¡¡¡Feliz lectura!!!!
Capítulo 1: ¿No me crees?Agosto 2016


<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, ¿qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la curiosa esfera de su reloj; regalo de su mejor amigo, que decía que aquellos números cayendo como si no les importara la ho…

De Perros y sus dueños: Akima.

Los tacones de Jelly repiqueteaban esperando el ascensor. Nada, parecía estar eternamente ocupado o, peor aún, estar roto. Volvió a mirar la hora en el móvil, no había duda tenía el tiempo justo de subir corriendo las escaleras, cambiarse de zapatos y bajar con Akima para ir a buscar a Fernando.
      Uff, siempre corriendo Jelly, parece ser tu sino desde que aterrizaste en Madrid, pensaba mientras corría por las escaleras. Puaff, pues si ahora se hace cuesta arriba, luego subiré con Fer y Akima. ¿Quién necesita gimnasio? Yo no, desde luego.
―Hola, guapa, igual estabas esperando el ascensor y nosotras lo teníamos aquí ocupado mientras le dábamos a la lengua. ―con una hipócrita sonrisa comentó la vecina del tercero. ―Nada, me habéis ahorrado el tiempo del gimnasio. ―sonriente contestó Jelly haciendo un esfuerzo para no fulminarlas con la mirada.
    Dos pisos más y estaba en la que era su casa por el momento, el piso de Gonzalo comenzaba a hacérseles pequeño. El despacho había sido r…

¿No me crees?

Sí, lo sé, llevo meses desaparecida de la blogosfera, de wattpad y, de casi todas las RRSS, pero eso no quiere decir que no estuviera con los dedos en las teclas. Sí, con menos asiduidad de lo habitual por mi regreso a las aulas pero no he de dejado de teclear.
        Bien, entre otras cosas he estado reescribiendo una historia, que meses atrás fue seguida por un increíble número de lectores en wattpad y, ahora está apunto de salir publicada tras haber pasado por chapa y pintura 
¿No me crees? es el título de la historia. ¿Fuiste una de las fieles lectoras? ¿La recuerdas? Refresquemos la memoria...