Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

¿De verdad somos tres? : tercer libro trilogía Tres no son multitud.

(...)

―Ahora que estamos solos te confesaré que esto de tenerte esta noche para mí solo me encanta. ―confesó Alejandro una vez subidos los cuatro pisos hasta su casa. ―Uhm, ¿y eso? ―No sé, no sé―dijo abriendo la puerta al tiempo que le robaba un beso a Amanda. ―, por cierto, señorita me ha de contar algo. ―Sí, cierto, la verdad es que ya no me acordaba. ―comentó dejándose caer sobre el sofá exhausta tras la subida de los cuatro pisos. ―Je je je, alguien no está acostumbrada a subir escaleras. Si me hubieses dejado subir tu maleta. ―Es mi maleta. ―Muy bien, muy bien, señorita independiente. ―se burló sentándose a su lado― . ¿Qué es eso que has de contarme? ―Mira que eres cotilla―contestó antes de devolverle el beso―, Ale, si empiezas con este jueguecito de beso va beso viene no voy a poder contarte nada. ―Valeeee, habla ahora o calla para siempre o hasta mañana… ―Ricardo se va a Buenos Aires, a llevar allí la revista. ―Vaya, no sabía nada. No han dicho nada por aquí. ―Yo me he enterado hoy, pero …

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama. ―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello. ―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido. ―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas. ―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución. ―¿Cuál? ―No lo sé pero algo se nos ocurrirá. ―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso. ―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro. ―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre …