Ir al contenido principal

Tenías que ser tú.


 Sinopsis:

     Raquel y Roberto tienen una manera peculiar de conocerse. Tras estar dos horas encerrados en un ascensor sienten la necesidad de pasar más tiempo juntos. Poco tiempo, pues, Raquel regresa en pocas horas a Londres, ciudad en la que vive y trabaja. La distancia los separa, él en Madrid y ella en Londres, sin embargo, ambos sienten una conexión especial. Entre ellos, desde el primer momento, hay una "chispa" especial que los une. Sin embargo, aunque la distancia no sea el olvido sí es un gran incoveniente.  Ninguno quiere renunciar a su ciudad, a su trabajo...eso unido a la llegada de terceras personas y a las indecisiones genera el distanciamiento entre ellos.

             Raquel se casa y casi al mismo tiempo publica su primera novela, la cual la sube al estrellato literario sin apenas darse cuenta. De lo que sí se da cuenta es que su matrimonio con Fran es un auténtico fraude, entre ellos no hay chispa, no hay esa conexión sentida con Roberto.

               Dos años han de pasar para  volverse a encontrar. Raquel recién acaba de publicar su libro y ya nuevamente afincada en España se encuentra con Roberto en la presentación de su segunda novela, a la cual él ha acudido para volverla a ver...

Pareja proganista: 

 Raquel: 33 años, valenciana afincada en Londres durante casi una década. Profesora de Español que sueña con convertirse en escritora. Raquel consigue su sueño de convertirse en escritora de éxito al mismo tiempo se produce el gran fracaso de su vida, su matrimonio. Recién casada con Fran, español también afincado en tierras inglesas, se divorcia. Los celos de él por el que verdaderamente es el amor de su vida la hacen volver a su país, no a su ciudad. Raquel comienza su nueva vida en Madrid, la ciudad en la que conoció y vive Roberto.

Roberto: 33 años, vive y trabaja como ingeniero en Madrid. Ciudad en la que nació y conoció de una manera peculiar a Raquel. Roberto tiene la esperanza de volver a encontrarse con ella, el personaje masculino de la primera novela de Raquel le hae pensar que ella sigue pensando en él. No andando equivocado en sus pensamientos. Impulsivo, divertido y enamorado de su trabajo, precisamente el trabajo lo hace alejarse de Raquel.

      Junto a ellos iremos conociendo a un nutrido grupo de personajes, como Fran:  quien le sirvió de "tirita" a Raquel. Sí, porque, al fin y al cabo, sólo fue eso una "tirita", un "parche".


Booktrailer

video


¡Ya a la venta en Amazon!


Elva Marmed

Comentarios

  1. Oh, se ve que es un trabajo escrito con dedicación. Qué bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alexander
      Muchas gracias por tus palabras. Dedicación toda y más.
      Un saludo

      Eliminar
  2. elva como todo lo que escribes con mucho talento se nota que te gusta fiel seguidora tucha un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Josefa
      Muchas gracias por tus palabras y por tu fidelidad. Espero que sigas disfrutando con mis próximas novelas.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. no puedo leer los capitulos :( como lo hago ?
    me ha encantado el libro tres no son multitud estoy esperando el siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julietta
      Me alegra que hayas disfrutado de Tres no son multitud. En cuanto a Tenías que ser tú ya no se encuentra en el blog porque en un par de semanas será publicada la novela en Amazon.
      Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Me encanta leer tus comentarios y así poder mejorar...

Entradas populares de este blog

¿No me crees? Primer Capítulo

Como comentaba ayer, ¿No me crees? saldrá publicada en breve en todas las plataformas de Amazon, tanto en versión digital como en papel. Hoy te traigo un pequeño adelanto, el primer capítulo; ya en él las seguidoras de la historia en Wattpad encontrarán grandes diferencias. 
¡Ah! Si quieres leer la historia al ritmo de la música, que en ella aparece te invito a escuchar laplaylist en Spotify.  Ahora dale al play y emprende el inicio del viaje de Colibrí...
Capítulo 1: ¿No me crees?
Agosto 2016
<<Solo una hora, solo te queda una hora de vuelo. Uff…Ya no puedo más, de verdad, ¿por qué estaré tan alejada de todo el mundo? ¿Quién me mandaría a mí irme a vivir a San Francisco? ¿A qué hora llego a Edimburgo? A ver, si salí de San Francisco a las siete y cuarto de la tarde, qué hora es en Londres ahora?>>, se preguntó mirando el reloj, intentando hacer el cambio horario, percatándose de la cara de curiosidad de su compañera al ver la diferente esfera de su reloj; regalo de su mejor a…

Saga Amigas y Treintañeras: Cuarto Libro.

Capítulo 1: El post-it.

Verano 2015¿Por qué cojones no contestas al teléfono, Patty? No tenía que haberle hecho caso, tenía que haber ido con ella al especialista, reflexionaba Aday volviendo a marcar el número de su novia sin obtener ningún resultado. Esto no es normal, hace más de una hora que debe haber salido de consulta, ¿qué coño ha pasado para no contestar a mis llamadas? Las paredes de la casa se le venían encima a Aday, comenzaba a desesperarse por la falta de noticias de Patty.  No quería ponerse tremendista, hacía más de una hora que intentaba hablar con ella, saber cuál había sido el diagnóstico; pero Patty no contestaba a sus llamadas y mensajes. ¿Y si se mareó yendo en el coche y le ha pasado algo?, se preguntaba recordando que aquella misma mañana se le había encontrado vomitando junto a la taza del váter. ―¡Mierda, Aday, tenías que haber ido con ella! ¿Por qué demonios será tan cabezota? ―reflexionó en alto volviéndola a llamar sin resultado. ―¿Sabrá algo  Silvia?

¿De Verdad Somos Tres?: Tercer libro trilogía "Tres No Son Multitud"

(...)

―No sé si voy a acostumbrarme a dormir solo. ―dijo Alejandro antes de volver a besar a Amanda. ―.Por extrañar, voy a echar de menos hasta tu cama. ―¿Solo a mi cama? ―rio Amanda notando los labios de Alejandro bajando por su cuello. ―Señorita González he dicho “hasta tu cama”, no tergiverses mis palabras que nos conocemos. ―comentó clavando su mirada en la de ella. ―. Mandy no sé cómo lo vamos a hacer pero esta distancia no puede durar mucho, yo ya los estoy echando de menos a los dos y aún no me he ido. ―Ale, no me digas estas cosas que ya bastante jodida estoy como para que me digas esto. ―dijo sin poder evitar las lágrimas. ―Eh, Mandy, no llores. Ya verás que encontramos una solución. ―¿Cuál? ―No lo sé pero algo se nos ocurrirá. ―¿El qué? ―preguntó antes de sentir los labios de Alejandro sobre los de ella. ― No necesito saberlo ahora.―dijo entre beso y beso. ―Podemos ponernos a pensar y dejar esto para otro momento. ―bromeó Alejandro. ―Ni se te ocurra―respondió Amanda sentándose sobre …